El Mule Escrito por  Mar 01, 2010 - 39177 Visitas

Santander ayer

Santander se caracteriza, entre otras cosas, por sus lugares de ocio y establecimientos: bares, restaurantes, comercios, cines..., pero hay algunos que han marcado su historia en la ciudad, sobretodo en los últimos tiempos.

Muchos de ellos ya no existen, otros continúan vivos todavía...

Recordaremos algunos de ellos: 


BARES - CAFETERÍAS - RESTAURANTES 


BAR EL GRECO: En la calle Camilo Alonso Vega. La juventud que vivió los 80, sin duda que lo recordará, no solo por sus pinchos, sino por ser el lugar de encuentro y de largas horas en sus mesas de madera.
BAR NIZA: Donde se encuentra hoy Telepizza en el Sardinero (calle Joaquin Costa), era el bar de Claudio, donde se servían unos buenos cubatas, una excelente mistela y unos ricos pinchos de chorizo, morcilla y naturalmente las rabas...
BAR ROMA: Estaba en la calle Cervantes, y su especialidad, los mejillones.
BAR SANJO: En la calle cuesta, donde se servían unos deliciosos pinchos morunos y como no, sus salchichas especiales "Sanjo"
BAR TROPICAL: En la calle Castilla 15, recientemente desaparecido, un bar de encuentro, meriendas y amistad, regentado por Manolo, un lugar entrañable...
BOLIVAR: En el Paseo de Pereda, fue un lugar de reunión y entretenimiento con las llamadas animadoras allá por los años 50/60.
CAFETERIA ALASKA: En Calvo Sotelo, esta cafetería era parada obligada para un día de compras y merendar sus famosas tortitas y sus ricos batidos.
CAFETERIA LA FLOR: En el centro, en Calvo Sotelo, otro lugar de reunión o de descanso después de un día de compras.
CAFETERIA LOS ANGELES: También en Calvo Sotelo (Hoy Jota), era muy concurrida sobretodo en los años 60.
CAFETERIA MONACO: Un lugar de tertulia y café con leche en la c/Calvo Sotelo.
CAFETERIA MUNICH: En la calle Lealtad, también fue muy famosa en su época, siendo un lugar habitual para quedar con alguien.
CAFETERIA LA SUIZA: En Jesús del Monasterio. Después de unas compras por el centro había que pasar por aqui para tomar unas tostadas y café con leche.
CAFETERIA TORONTO: En Calvo Sotelo, anteriormente se llamó El Congreso y fue también un concurrido centro de reunión.
DANDY: Antes de entrar en la zona de ambiente de la calle Panamá, había que comerse unas deliciosas hamburguesas en el Dandy.
EL KIOSKO: En la calle Perines, el primero que se instaló en esa zona de ambiente para degustar su Agua de Valencia.
EL RECREO: Junto a la catedral. Aqui se degustaban unas riquísimas hamburguesas.
EL SUSTO: En la calle Bonifaz, era un lugar en auge en su época y se degustaba alguna bebida especial como su famoso Chismorro.
HEIDELBERG: Famosa hamburguesería en la c/Medio.
LA CANTINA: Enfrente del cuartel de General Dávila, había un sitio que conocen bien todos los que aqui hicieron la mili... "La cantina".
LA CONCHITA: En Peña Herbosa, inigualables rabas y deliciosos mejillones con su salsa secreta. Actualmente La Conchita se encuentra en la calle Honduras, frente a la facultad de Ciencias.
LA HIGIENICA Y FORMAL: El lugar con aspecto de baño, para tomar una copa sentado en sus gradas, en la calle Lope de Vega, junto al taller de bicicletas y que posteriormente fue el restaurante Sophia.
LOS MOLINOS: Una conocida Cafetería en el paseo Pereda muy cerca de Puertochico, era un lugar de tertulia.
NAMUR: Cafetería del Paseo Pereda, centro de reunión y que luego se llamó Cafetería Madrid.
PATACHE: Detrás del BB-2, este era un pub muy tranquilo donde degustar unos bien preparados combinados y cubatas, con unos discretos "reservados" en el piso superior.
PIZZERIA GEPETTO: En el comienzo de la calle Guevara, junto al Kostka, cercano al rio de la Pila, era el lugar ideal para reponer fuerzas con sus pizzas auténticas y sus deliciosas y originales ensaladas, sin olvidar unos postres espectaculares.
RESTAURANTE FLORIDA: En la c/General Mola, muy familiar, tenía entre otros el Plato Azul, consistente en filete, patatas, huevo frito y jamón.
SIGLO XXI: En Pedrueca (Hoy Rampalay), se podía comer un delicioso Pollo Asado por un módico precio.
TETOS: En la calle Pedrueca, subiendo unas escaleras se llegaba a un local donde eran muy famosos los cubatas que por entonces costaban unas 30 ptas.  
 


CINES Y TEATROS 


CINE ALAMEDA: En la calle Vargas, fue uno de los primeros en desaparecer en la ciudad.
CINE AVIACION: En la Albericia, que solía ser el más económico de toda la ciudad y uno de los que desapareció primero.
CINE BONIFAZ: En la calle del mismo nombre, este fue uno de los más antiguos y emblemáticos cines de la capital.
CINE CAPITOL: El Cine, con mayúsculas, no había estreno que no pasara por esta sala, la más importante de Santander, en la calle San Fernando.
CINE CERVANTES: Otro de los innumerables cines desaparecidos en Santander que también marcó una época.
CINE COLISEUM: En la plaza de los Remedios, recientemente desaparecido y reconvertido a Hotel con el mismo nombre.
CINE ESPAÑA: En la calle San Luis, además de cine, era un lugar donde se celebraban peleas de gallos y combates de boxeo. Hoy es un garaje.
CINE GRAN CASINO: Situado dentro del Gran Casino del Sardinero, era un cine no muy grande pero con una bonita decoración.
CINE GRAN CINEMA: En la calle Burgos, un emblemático edificio que hoy es la sede de la O.N.C.E., por el que pasaban innumerables obras teatrales cada verano.
CINE KOTSKA: En la calle Guevara, este cine tenía como principal atractivo su filmoteca, cursillos de cine y proyecciones inéditas.
CINE MONACO: Algo más apartado de la ciudad, en Campogiro, fue un cine que sobresalió en sus últimos años como cine porno, primero con películas clasificadas "S" y luego las "X".
CINE ROXY: En Guevara (Hoy Lupa), un cine acogedor, que pasó a formar parte de la historia como la mayoría de sus compañeros.
CINE SANTANDER: Situado en Cuatro Caminos, era un cine grande y bien equipado, donde se podían disfrutar los grandes estrenos.
CINE SOTILEZA: Situado en el Barrio Pesquero. Era un cine pequeño pero muy visitado con sus matinés de cine infantil.
CINE Y TEATRO COLISEUM: En la plaza de los Remedios, ha sido el último en desaparecer y ha sido uno de los más grandes en la ciudad, siendo utilizado también como teatro y actuaciones. Posteriormente se instalaron cuatro minicines.
MULTICINES BAHIA: Los últimos en desaparecer en Santander, y que sirvieron de entretenimiento a todos los vecinos en la zona de Marques de la Hermida y calle Castilla y al resto de la ciudad.
SALA NARBON: En Jesus de Monasterio, donde hoy se ubica el Supermercado Champion, un cine desaparecido hace bastante tiempo en la ciudad.
TEATRO LIDO: En la avenida del faro, este local fue muy famoso por traer a Santander las famosas representaciones de la revista y cabaret.
TEATRO PEREDA: Junto al Río de la Pila, en Santa Lucía, sería uno de los pocos teatros fijos que lamentablemente dejó de serlo para siempre.   
 


COMERCIOS


ALMACENES SANTANDER: Uno de los comercios de más prestigio en la capital, situado en la calle Juan de Herrera. También tenía entrada por la calle San Francisco.
ALMACENES SIMEON: El comercio por excelencia en Santander, estaba situado junto al también desaparecido Simago (Hoy Champion) en calle Jesús de Monasterio. Especialidad en ropa de caballero, señora y niño y telas de todo tipo.
CALZADOS MARGUT: Comercio especializado en calzado de calidad y de renombre en Santander, situada en la calle de las zapaterías: Juan de Herrera.
CALZADOS PAKAR: La gran zapatería que durante muchos años estuvo en la esquina de Lealtad y Juan de Herrera.
CASA MANUEL: El comercio por excelencia que se instaló en la calle Juan de Herrera tras el incendio de 1941 y que se mantuvo hasta finales de los 80, ofreciendo productos de calidad en gabardinas, chaquetas, americanas...
CASA MARIANO: Comercio en la calle Juan de Herrera. Hoy es Ropa Infantil Nanos.
DEPORTES ARRIOLA: La pequeña tienda de deportes en el centro de Santander, frente al Ayuntamiento, que comenzó especializado en caza y pesca.
EL BOTIN DE ORO: Otra de las clásicas zapaterías de la calle Juan de Herrera.
FERRETERIA UBIERNA: En la calle San Francisco, era algo más que una ferretería, se podía encontrar casi de todo para el bricolaje.
JAIME RIBALAYGUA: Otro gran centro comercial situado en el centro de Santander (hoy Cortefiel), con sus distintos departamentos de moda, regalos y música entre otros...
JUGUETERIA PALACIOS: Comercio desaparecido frente al comercio de Pérez del Molino.
LA FLOR: Comercio especializado en telas y complementos del hogar, situado en la esquina de Juan de Herrera e Isabel II.
LAINZ: Centro Comercial muy famoso en Santander, con varias plantas y siempre con un estilo muy personal. También cerró sus pueras. Tenía varias secciones: Confección, perfumería, sonido, etc...
MARCAY: Fundada por Marino y Cayetano (de ahí el nombre) era lugar ideal para encontrar el abrigo o la gabardina para la familia, en un local enorme de tres pisos junto al Pasaje de Peña.
MENDIOLEA: El lugar ideal para encontrar todo tipo de regalos en la calle Rualasal, junto a la Oficina Central de CAJA CANTABRIA.
SANTAMARIA: En la calle Juan de Herrera, la tienda que tenía de todo, desde botones, hasta banderas...
WOOLWORTH: Un gran Centro comercial en la calle Lealtad (Hoy Zara), que en los años 70 y 80 significaba para Santander nuestro Corte Inglés particular.  


HOTELES

HOTEL REX: En pleno centro de Santander, esquina Lealtad con Calvo Sotelo, hotel de gran renombre y de estilo clásico. También ha desaparecido.  


DISCOTECAS Y PUBS 


ALBATROS: Una de las primeras discotecas de la concurrida calle Panamá en el Sardinero. Fue la que abanderó a otras como "GLORIA BENDITA" o "CUIC" en esa misma calle.
CARACOL: En la calle Prolongación de Guevara. Otro de los clásicos de Santander. LLegó a ser la discoteca más de moda en los años 70.
DISCOTECA BB2: Situada cerca de Puertochico, fue una de las discotecas de moda en los años 70 y lugar de reunión para practicar los bailes del momento.
EL PISTON: Situado en los bajos del Cine Coliseum, en la plaza de los Remedios, era un pub muy famoso en la ciudad, como lo era también el Drink Club en el Río de la Pila.
FLASH: Discoteca situada a las afueras de la ciudad (en Ojaiz), muy popular en la época de los 80
HOLLYWOOD: Este era un pub en la calle Peña Herbosa, frecuentado preferentemente por grupos gays.
JESMA: Discoteca en el Grupo Amaro, donde había que destacar sus concurridos reservados para parejas. Hoy es el Pub Impala.
LA BELLE EPOQUE: Una discoteca que estaba al final de la calle Cuesta, en la que había actuaciones de vez en cuando.
LA BOHEMIA: Otro lugar donde había actuaciones y buena música en la calle Hernán Cortes (Hoy, de nuevo vuelve a llamarse así, despues de haber sido el Harry's)
LA COPA DE ORO: Antes o después de ir a la discoteca El Caracol había que pasar por aqui en la calle Guevara.
LA TARANTA: En la calle Tetuán, ese era un sitio muy visitado por sus actuaciones de todo tipo.
LINEA DE PLAYA (LA REAL): Una discoteca muy de moda en los años 80 en la zona de la 2ª playa del Sardinero (Hoy Lupa)
PENTAGONO: Discoteca siempre muy vanguardista en la calle General Mola, ha cambiado de nombre varias veces como discoteca "NO", luego "PACHA"...
REBECA: El centro de reunión y discoteca de moda durante mucho tiempo en la calle Panamá
ROYAL 70: Discoteca o pub de moda en los 70, situada muy cerca de Cuatro Caminos.
SAGITARIO: Pub en la c/Liébana, era un sitio agradable para tomar una copa tranquilamente.
SUGAR: Otro de los clásicos de la calle Panamá... despues Cuic....
SUNSET: El lugar de reunión indiscutible para los surferos de los 80 en Santander en la famosa calle Panamá.
WATER BLUE: En la calle Daoiz y Velarde. Este lugar estaba decorado de forma muy curiosa, las sillas eran tazas de water, se podía tomar algo en orinal, en la puerta de los servicios había un calzoncillo y braguita respectivamente...muy original.
ZEPPELIN: Uno de los lugares de encuentro obligado junto al "El Sol" donde la copa o el chupito no podían faltar. El local estaba al comienzo de Menendez Pelayo. 

 

Por El Mule

Hola mulecarajonero:

Me gusta mucho tu página, pero quiero corregirte en una cosita muy importante para mí.

Veo que confundes el antiguo, Establecimientos “ El Encanto” con “ Almacenes Santander ”.
Los dos estaban en las calles San Francisco- Juan de Herrera, solo que “El Encanto”, era en San Francisco 9 y Juan de Herrera 10, y el otro, Almacenes Santander, creo que era por San Francisco 15 y también daba a Juan de Herrera.

“El Encanto” era bastante más antiguo que el otro; inaugurado en 1950 y cerró en 1991, siendo el comercio de ropa infantil más prestigioso de Santander. Lanas y géneros de punto de señora. Tampoco en trajes de Primeras Comuniones tenía competencia.

Te lo cuento, porque para muchas personas de aquella generación era un referente, y te lo dice una de las hijas de los dueños, que sí le pusieron este nombre en recuerdo del famoso “El Encanto” de La Habana, con el que tenían relación comercial mis tíos , en aquella época residentes allí.

Creo que ahora hay una pequeña zapatería infantil en la misma calle San Francisco, a la que han puesto el mismo nombre.

Muchas gracias, y te adjunto unas fotos de los escaparates en sus inicios, 1950, y su transformación después de las obras en 1965 con entrada ya única por la calle San Francisco, 9. ( La primera foto)

encanta palacio 001

encanta palacio 001

encanta palacio 001

encanta palacio 001

Un cordial saludo .

V. López del Villar

 

Toda la Historia del Hotel Paris, Santander Por Alberto Vázquez Paredes

Un clásico de El Sardinero ha cerrado. Y así permanecerá varios años. El Hotel París, que desde 1903 está regentado por la misma familia de hoteleros, ya no está abierto este verano. Los sucesores de Felipa Brera del Castillo han decidido no seguir con este hotel y devolvérselo a sus propietarios, el grupo Sardinero, que es también dueño de los hoteles Sardinero, Hoyuela y Bahía, además de todos los bajos del edificio del Gran Casino.

El París es uno de los tradicionales. Situado en la Avenida de los Hoteles, donde está el Hoyuela y donde estuvo hasta hace dos décadas el Roma, reconvertido en pisos. El futuro del hotel París no está claro. En enero de 2018, los dueños recuperarán la propiedad y entonces sus técnicos con su arquitecto al frente, Luis de la Fuente, lo recorrerán y analizarán las posibilidades que hay de ser reformado en su totalidad (pues está obsoleto para la calidad del grupo hotelero) o derribarlo y reconstruirlo, porque puede hacerse. Aunque el inmueble tiene protección integral gracias al Plan Especial de El Sardinero, para permitir su derribo hay que modificar la ficha del Catálogo de Edificios. Tal como se hizo con el Hotel Sardinero. Pero, para empezar todo este proceso (análisis del edificio, estudio de posibilidades y decisión a tomar) «faltan meses», se explica desde el grupo hotelero. Así que el Hotel París permanecerá cerrado durante años. El acuerdo alcanzado para recuperar el edificio no ha querido ser revelado por ninguna de las partes.

 
Cuatro generaciones

Son dueños del negocio los bisnietos de Felipa Brera y, al frente del hotel está una de ellos, Esperanza Fernández-Abella que se encarga de resolver todo lo relacionado con desmontarlo. Un edificio que guarda interesantes muebles antiguos, como la primitiva centralita telefónica, en desuso hace décadas, o las lámparas del comedor, que proceden del Casino anterior al actual de 1916. Y consolas, mesitas, mesas, sillas y un conjunto de sofá y butacas que vinieron de Filipinas.

 

El edificio, según el Plan Especial de El Sardinero tiene protección integral, pero puede ser derribado

Todo ello forma parte de esta familia que sospecha, por la forma del edificio hotelero y los restos de un anuncio pintado en la fachada en el ala derecha que, en principio, fueron dos bloques a los que en una fecha indeterminada se unió el cuerpo central ampliando el hotel y convirtiéndolo en uno de los más conocidos en El Sardinero, con cincuenta habitaciones, de las que algunas aún conservan parte de su estilo de época.

La historia familiar de esta saga hotelera se inició con Felipa Brera en 1881 cuando abrió en El Sardinero una fonda con su marido, Cayetano Martín Amigo. Fonda 'La Esperanza' con un lema interesantísimo: 'Esmerado trato y precios económicos'. La familia conserva un anuncio de aquella época en el que se indicaba su emplazamiento: 'Casa la más próxima a la fuente de hierro con vistas al mar y frente al paseo donde se celebran las verbenas'.

 

En los últimos cuatro años, El Sardinero ha perdido las pensiones Soledad y Margarita y el Hotel Colón

 Viuda desde 1891, Felipa Brera se hizo cargo del Hostal París en 1903 aunque hasta 1911 lo mantuvo con el nombre de 'La Esperanza'. Pilar Martín Brera tomó las riendas del hotel en 1921, a la muerte de su madre. Estaba casada con Pedro Fernández. El Sardinero estaba entonces lleno de hoteles: Castilla, Inglaterra, Madrid, Suizo o Colina. El París nunca dejó de abrir en verano, pues solo en esta época estaba activo. Solo dejó de ser hotel en la Guerra Civil, cuando se convirtió en hospital.
 
El matrimonio Fernández-Martín tuvo seis hijos. Uno de ellos, Pilar, a la muerte de Pedro Fernández en 1957 paso a dirigir el hotel. Estuvo al frente hasta que falleció, en 1997. A esta le sucedió su sobrina Esperanza Fernández-Abella. En 2017 la sociedad Herederos de Pedro Fernández, arrendataria del hotel, ganó un pleito al grupo Sardinero que pretendió recuperar el edificio al entender que el contrato quedaba extinguido atendiendo a la nueva ley de Arrendamientos Urbanos que entró en vigor el primero de enero de ese año. El juzgado dio la razón a los inquilinos al estimar que la comunidad hereditaria seguía activa y, por tanto, los cuatro nietos podían seguir explotando el hotel.
El París en los años 20 del siglo pasado, con el viejo Hoyuela. DM .

Historia hotelera

A lo largo de los años esta familia hotelera adquirió varias propiedades como los edificios de las pensiones Soledad y Margarita, en la avenida de Los Castros, muy cerca de Piquío. La primera cerró en 2014 y la segunda en 2015. No solo ha perdido El Sardinero Soledad, Margarita y París, sino que en 2014 cerró el hotel Colón, en la plaza de Las Brisas, frente a Piquío. Un edificio de alrededor de 1920, con fachada remodelada en 1965. Es propiedad de los herederos del matrimonio José Diego-Aurora Martínez, que lo compraron en 1941 a los hermanos Rabagán. Entonces se llamaba Hotel Concepción.

El grupo hotelero Sardinero ha realizado importantes inversiones en sus establecimientos en las ultimas décadas. En el nuevo hotel Bahía gastó 12 millones de euros, en el Hoyuela 6 y en el Sardinero, incluido el amueblamiento, nada menos que 16, reconstruyendo y ampliando el edificio de 1915 de Eloy Martínez del Valle, que mejoró el primitivo, levantado en 1860.

Felipe Brera del Castillo se hace cargo del Hostal París. Sus tataranietos son los inquilinos actuales.

Alberto Vázquez Paredes

 

Señalar que  faltarían varios centros, que me he dado cuenta, quizás porque la noticia es de hace unos años ya en parte y otros que igual te olvidaste de ellos, no sé cual será el caso (no es importante tampoco, que ojo, esto no es ninguna crítica sino una apreciación). Comencemos:
 
Hoteles: Hotel Paris: tristemente desaparecido hoy hace 4 años ya, hotel Centenario (114 años). Estaba en el Sardinero

La familia que lo explota desde 1903 no sigue adelante y retorna a su dueño, el grupo Sardinero. Este verano no ha abierto y su futuro no está claro. Es necesaria una gran reforma o derribarlo y volverlo a levantar, como sucedió en el año 2011 con el Hotel Sardinero.

Un clásico de El Sardinero ha cerrado. Y así permanecerá varios años. El Hotel París, que desde 1903 está regentado por la misma familia de hoteleros, ya no está abierto este verano. Los sucesores de Felipa Brera del Castillo han decidido no seguir con este hotel y devolvérselo a sus propietarios, en este 2017. El grupo Sardinero, que es también dueño de los hoteles Sardinero, Hoyuela y Bahía, además de todos los bajos del edificio del Gran Casino.

El París es uno de los más  tradicionales y elegantes de todo Santander. Situado en la Avenida de los Hoteles, donde está el Hoyuela y donde estuvo hasta hace dos décadas el Roma, reconvertido en pisos. El futuro del hotel París no está claro. En enero de 2018, los dueños recuperarán la propiedad y entonces sus técnicos con su arquitecto al frente, Luis de la Fuente, lo recorrerán y analizarán las posibilidades que hay de ser reformado en su totalidad (pues está obsoleto para la calidad del grupo hotelero) o derribarlo y reconstruirlo, porque puede hacerse. Aunque el inmueble tiene protección integral gracias al Plan Especial de El Sardinero, para permitir su derribo hay que modificar la ficha del Catálogo de Edificios. Tal como se hizo con el Hotel Sardinero. Pero, para empezar todo este proceso (análisis del edificio, estudio de posibilidades y decisión a tomar) «faltan meses», se explica desde el grupo hotelero. Así que el Hotel París permanecerá cerrado durante años. El acuerdo alcanzado para recuperar el edificio no ha querido ser revelado por ninguna de las partes.

 
Hotel Colón: también desaparecido hace 4 o 5 años, enfrente a Los Jardines de Piquío en el Sardinero. Por problemas de excesivos costes de mantenimiento y remodelación, de acuerdo a sus dueños, que hoy lo usan de veraneo ellos mismos.
 
 
Bares:
 
Bar la oficina: La sede del club deportivo Peñas Arriba, con varias secciones, la más importante de fútbol, representativo del fútbol regional cántabro en los años 40, sito el Bar en el Paseo de Pereda, número 32.
 
Vamos con los aspectos básicos del club. El equipo se fundó en 1942, desapareciendo quizá en 1957. Parece que su uniforme consistió en una camisa de color blanco con un pantalón oscuro (quizá negro) y medias oscuras. Desconozco su escudo, si lo tuvo.
Aunque su principal equipo fue el de fútbol, está fue una sociedad polideportiva casi desde sus comienzos, contando también con equipos de otros deportes (Bolos, dardos, petanca, balonmano (en el estilo dominante original en campo de hierba)....
 No poseía campo de fútbol propio (puede que usara Miramar, o algún otro de la ciudad).
La sede del club como he dicho, estaba situada en el Bar La Oficina, en el Paseo de Pereda, 32.

En su primera temporada en activo, la de 1942-43, el Peñas Arriba jugó en la Tercera Regional, última categoría de la época. En una excelente campaña de debut los peredianos se proclamaron subcampeones, logrando ser el único equipo capaz de empatar en campo del a la postre campeón, el Santoña. La temporada se jugó con los equipos divididos en grupos, probablemente por proximidad geográfica; en la primera fase el Peñas Arriba superó a San JoséEspaña de CuetoCantabriaNacional y Bellavista. Superada la primera fase, se enfrentaron en la fase final las cuatro mejores escuadras. Aquí se impuso el Santoña a Peñas ArribaSan José y Minerva de Hinojedo.

En 1943-44 el Peñas Arriba debutó en Segunda Regional, logrando incluso mejorar el resultado de la temporada anterior, ya que en esta ocasión se proclamó campeón de la categoría. Los 31 goles a favor y ocho en contra, y el acabar la temporada imbatido (tan sólo cedió tres empates) hablan por si solo de la magnífica campaña firmada por el equipo. El resto de conjuntos (Ro y AlHérculesNumancia,  Unión Juvenil Cantabria, Juv. Imperial de Escobedo y Minerva de Hinojedo, clasificados en ese orden) nada pudieron hacer ante nuestros protagonistas de hoy.

La temporada 1944-45 el equipo participó por primera vez en su historia en Primera Regional, la máxima categoría del fútbol en Cantabria en la época, y antesala del fútbol nacional. El Peñas Arriba finalizó quinto en la tabla, por detrás del Universo, NavalRayo Cantabria y Laredo, mientras que detrás se clasificaron  Tolosa Y Juventud Unión Montañesa. Permanencia conseguida

En 1945-46 el Peñas Arriba jugó su segunda temporada consecutiva en Primera Regional. En esta ocasión el equipo finalizó sexto, por detrás de Rayo Cantabria, Universo, Victoria de Ramales, Laredo y Naval. El Venecia se retiró de la competición, mientras que el Torrelavega disputó la competición pero sus resultados no contaban de cara a la clasificación final. Con este resultado, los peredianos descendieron de caregoría por primera vez en su historia.

Así pues, la temporada 1946-47 supuso el regreso del Peñas Arriba a la Segunda Regional. La campaña fue complicada, finalizando el equipo en la undécima posición y ocupando de esta manera el farolillo rojo, por detrás del Noja, IberiaHércules y Venecia. El nuevo descenso de categoría era un hecho.

En 1947-48 el Peñas Arriba regresó a la Tercera Regional. La categoría se dividió en dos o más grupos, pero desconozco en cuál de ellos actuaron los santanderinos, si es que llegaron a hacerlo. En cualquier caso no se clasificaron para la fase final, que daba opción al ascenso. De nuevo, si llegaron a jugar, en 1948-49 el equipo estuvo en Tercera Regional.

Tanto en 1947-48 como en 1948-49 el Peñas Arriba aparece reflejado en los anuarios federativos como participante en la Tercera Regional, pero en lo escasamente reflejado por la prensa de la época de esa categoría no queda constancia de sus logros, así que es posible que el equipo no lograra grandes éxitos en ese período; lo cual no es óbice para que el club siguiera en activo y compitiendo, además de también tener sus otras secciones deportivas hasta finales de los años 50.

COMERCIOS

Pérez del Molino, comercio legendario del centro de la capital Santanderina. Era también como el Corte Inglés de la época en el centro mismo de la ciudad.

Prenatal, todo para niños, 2 o 3 plantas  en los 70-80-90 en Santander.

Librerías Estudio, otra cadena mítica de material escolar, libros, papelería...

Champion: (Hoy Carrefour Express): Ubicado donde el también desaparecido SIMAGO

Alberto Vázquez Paredes

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
  • Instagram

Contactar...



  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, está dando su consentimiento a que se utilicen las cookies. More details…