El Mule Carajonero

Bodega Rio Santo "Lusia"
Escrito por Mule   
Domingo, 12 de Diciembre de 2010 16:52

logo_lusiaDesde el S VIII. se documenta el cultivo de la viña en Liébana, donde alcanzó gran expansión favorecido por el particular microclima mediterráneo de la comarca.
La expansión de plagas y enfermedades, como el oidio y el mildiu a finales del S XIX, la filoxera a principios del S XX y la crisis de la agricultura tradicional en el último cuarto de la pasada centuria supuso la casi desaparición del cultivo. De aproximadamente 1.000 hectáreas cultivadas en los periodos de máxima pujanza se llegó a reducir a medio centenar al final de este periodo.

tierra_liebana

Las iniciativas e incentivos de la administración regional a principios de este siglo han sentado las bases para detener la desaparición del cultivo tradicional y la progresiva recuperación del viñedo en Liébana, con métodos actualizados, rindiendo ya los primeros frutos con la reciente instalación de ésta bodega, donde se elabora el vino tinto 'Lusía', bajo la denominación de 'Vino de la Tierra de Liébana', a partir de las uvas producidas en los viñedos antiguos de la casa y otros de reciente recuperación.

Lebeña

Antes de llegar a Esanos decidimos pasar por Santa Maria, joya preromanica lebaniega. La iglesia de Santa María se encuentra situada en la localidad de Lebeña perteneciente al municipio de Cillorigo de Liébana, el mismo que Esanos. Constituye uno de los más notables testimonios del arte prerrománico en Cantabria, encuadrado dentro del denominado «arte de repoblación». Fue declarada Monumento Nacional el 27 de marzo de 1893.

Documentos datados en 924 vinculan los nombres de los condes de Liébana, Don Alfonso y Doña Justa, con la fundación del templo, aunque no hay nada seguro al respecto. Tradicionalmente se les atribuye a estos nobles la erección de Santa María en la citada fecha. En nombre de Dios. Sea notorio y manifiesto que yo el conde Alfonso y mi esposa, la condesa Justa, edificamos la iglesia de Santa María de Lebeña para trasladar el cuerpo de Santo Toribio a ella y mis siervos lo tomen y entierren, y como lo hubiesen tomado para enterrar, fui castigado por el juicio divino y quedé ciego hasta el presente, y mis soldados, que eran inocentes, al empezar a cavar con azadas quedaron tambien ciegos. Entonces ofrecí mi cuerpo y todo cuanto tengo en Liébana a Santo Toribio y a ti, abad Opila, y a los clérigos que allí sirven a Dios...

Este texto, recogido en el Cartulario del Monasterio de Santo Toribio de Liébana y fechado en el año 925 (aunque parece ser una trascripción del s. XIII) nos relata el origen de este monumento, patrocinado por los condes de Liébana para depositar los restos de Santo Toribio, desde el monasterio cercano de San Martín de Turieno (hoy Santo Toribio) donde se encontraban. Tras perder la vista -por no ser del agrado del santo- volvieron a recuperarla cuando desistieron de su empeño y dieron sus heredades al citado monasterio.

lebeña_001

lebeña_002

 

lebeña_003

El Entorno

Situada en la comarca de Liébana, tiene su acceso desde la costa por el impresionante desfiladero de la Hermida y desde la Meseta a través de los puertos de Montaña de San Glorio y Piedras Luengas. Esanos pertenece a Bedoya, municipio de Cillorigo de Liébana, uno de los valles más significados de la comarca de Liébana tanto por su orografía, paisaje, historia y sus costumbres. En el se localizan las huertas donde se cultivan las afamadas cebollas de Bedoya, las laderas sostienen los viñedos de los que extrae el aguardiente de orujo de Liébana, sus aldeas agrupadas en torno a la iglesia con sus casonas y palacios, rodeadas de huertas y praderas, los montes de roble y hayas que cobijan jabalíes, corzos y venados. El río Santo, arroyo truchero que divide en dos el valle. Sus cumbres en las que se encuentra el bosque de tejos más espectacular de la cornisa Cantábrica, la Braña de los Tejos.

lusia_0_001

lusia_0_002

lusia_0_003

lusia_0_005

 

 

La Braña de los Tejos

La Braña los Tejos, es una de los recorridos de montaña más espectaculares de toda la Cordillera Cantábrica, y del máximo interés botánico, pues precisamente y como su propio nombre indica, transitaremos por todas las especies autóctonas de bosque cantábrico. Castaños, robles, hayas, serbales de los cazadores, fresnos, acebos, abedules, tejos, irán adornando nuestro recorrido a medida que ascendamos, cambiando de especie, para concluir en un paraje natural único, la Braña de los Tejos, quizá el único lugar de todo el continente europeo en el que se reúnan tantos tejos en estado natural, muchos de ellos milenarios. Además impresionante mirador. Se puede acceder desde Esanos siendo el camino mas comodo.

lusia_0_008

lusia_0_010

lusia_0_009

lusia_0_011

lusia_001

lusia_002

 

La uva

Lusia utiliza para su elaboracion dos tipos de uva Mencia en un 85 % y el resto tempranillo. El origen de las viñas data de hace casi 100 años cuando las planto el abuelo del actual propietario.

 

Mencia

menciaEs el nombre de una variedad o casta de uva tinta introducida y cultivada principalmente en el noroeste de la Península Ibérica desde la época de la Antigua Roma. Tras recuperarse del desastre de la epidemia de filoxera de finales del siglo XIX y que causó una grave crisis económica en sus áreas tradicionales de cultivo, se emplea para la elaboración de vinos aromáticos y afrutados, de intenso color, y con posibilidades de crianza. Se consideró durante un tiempo que era un clon adaptado de la uva Cabernet Franc que se introdujo en Galicia en el siglo XIX
La variedad produce racimos pequeños y compactos, con bayas de tamaño medio en forma elipsoidal, regular en su sección transversal, de piel gruesa. Los zumos o mostos son incoloros y de sabor neutro, con un elevado contenido en azúcares pero de baja acidez, especialmente en los resultantes de frutos de mayor maduración. Los tintos elaborados con uva mencía, destacan por su capacidad de envejecimiento, con un paladar aterciopelado característico, sin descuidar las óptimas condiciones de esta variedad en la elaboración de tintos jóvenes. Los rosados son aromáticos y afrutados, vivos, ligeros y suaves.
Uva muy sensible, el cultivo de la mencía se destaca predominantemente en zonas de montaña, y por este hecho su maduración tiene mucho que ver con la orientación al sol y altitud a la que se ubican las viñas. En varias de las denominaciones se cultiva en bancales y terrazas, aunque también en vaso, para las viñas más antiguas, y en espaldera, para las de nueva plantación.
El Bierzo, por ejemplo, es la denominación española de características más francesas. Su geografía y la de otras de la mencía, como Valdeorras o Ribeira Sacra, se caracterizan por grandes contrastes geográficos, profundas cuencas fluviales, alienaciones montañosas y diferencias marcadas entre sus zonas altas y bajas, lo que se refleja en sus vinos. Las características orográficas de algunas de sus zonas, crean microclimas mediterráneos.
Suelos minerales de pizarra, pero también arcilloso-limosos se destacan en los territorios de la mencía. El sustrato marca la mineralidad del vino, y resalta también las diferentes expresiones y concentraciones de la fruta.  Aunque hay mencía en Monterrei, Ribeiro o las Rías Baixas, los territorios donde predomina son el Bierzo, Valdeorras y la Ribeira Sacra.

Tempranillo

tempranillo

Tempranillo o Cencibel es una variedad de uva tinta cultivada extensamente para producir vinos tintos con cuerpo en España, de donde es originaria. Ocupa una superficie de cultivo de 31.046 hectáreas, lo que supone un 61% de la D.O. Calificada Rioja, con un aumento progresivo en los últimos años en detrimento de otras variedades. Se considera autóctona de Rioja. Es la principal uva usada en La Rioja, y a menudo se la menciona como la "uva noble" de España. Su nombre es el diminutivo de temprano, lo cual hace referencia al hecho de que madura varias semanas antes que la mayor parte de las variedades de uva tinta españolas. Existe una variedad blanca de mutación reciente: tempranillo blanco.

Hasta hace poco, se sospechaba que la tempranillo estaba emparentada con la uva pinot noir, pero los recientes estudios genéticos tienden a descartar esa posibilidad.

El cultivo español de Vitis vinifera, el antecesor común de la mayor parte de las vides que actualmente existen, comenzó bien pronto con el asentamiento fenicio en las provincias del sur de la Península. Más tarde, según el escritor romano Columela, se cultivaba la vid por toda España, aunque sólo hay unas pocas referencias dispersas al nombre "tempranillo". Esto puede deberse a que en muchos lugares, como en la región de Valdepeñas, fue la principal variedad indígena y se asumía que era una uva diferente  . Una referencia temprana a esta uva se encuentra en el Libro de Alexandre, (siglo XIII) refiriéndose a la región de Ribera del Duero, en la que menciona las uvas castellanas por su nombre: Ally fallaría ommes las bonas cardeniellas e las otras mejores que son las tempraniellas"

Hasta el siglo XVII, las vides de tipo tempranillo permanecieron limitadas a la España continental, donde eran más apropiadas al clima ligeramente más fresco de las provincias septentrionales. Aquí las regiones de La Rioja y Valdepeñas históricamente hicieron de la tempranillo su variedad más importante, y aún hoy es la uva principal de sus vinos más destacados.  La uva fue llevada a América, posiblemente en semillas, con los colonizadores españoles del siglo XVII, donde ha mantenido ampliamente su identidad genética y aún se parece mucho a sus antepasados españoles.

La tempranillo es la uva española por excelencia y la más conocida fuera de España.   Se considera originaria del norte de España, en concreto de La Rioja, y su cultivo se encuentra extendido por prácticamente todo el territorio. Según la Orden APA/1819/2007 , por la que se actualiza el anexo V, clasificación de las variedades de vid, del Real Decreto 1472/2000, de 4 de agosto, por el que se regula el potencial de producción vitícola, la tempranillo es variedad recomendada en las comunidades autónomas de Murcia (Cencibel), Navarra, País Vasco, La Rioja, Comunidad Valenciana (Cencibel, tinto fino), Cataluña (Ull de llebre), Extremadura (cencibel, tinto fino), Madrid (cencibel, tinto fino), Aragón (cencibel), Castilla-La Mancha (cencibel) y Castilla y León (tinto fino, tinto del país, tinta de toro). Está autorizada en: Andalucía, Baleares, Canarias, Cantabria y Galicia. La morisca es variedad autorizada en Extremadura.

Las dos regiones principales que cultivan tempranillo son La Rioja, en el centro del norte de España, y Ribera del Duero, que queda un poco más al sur y al oeste. Tempranillo es el principal componente de una mezcla típica de la Rioja y constituye el 90-100% de los vinos Ribera del Duero.  Cantidades significativas se cultivan igualmente en las regiones del Penedés, Navarra y Valdepeñas. Está presente en prácticamente todas las denominaciones de origen, destacando las siguientes: Almansa, Calatayud (4%), Campo de Borja (11%), Cariñena (15%), Cigales, Conca de Barberá, Costers del Segre, Jumilla, La Mancha, Méntrida, Navarra (15%), Penedés, La Rioja, Ribera del Duero, Somontano, Valdepeñas (13%) y Vinos de Madrid (5%).

La Vendimia

lusia_004

lusia_005

lusia_006

lusia_007

lusia_003

 

La Bodega

vinofedBodega Río Santo, en el valle de Bedoya, pertenece a Santiago Dobarganes. Trabaja 3 ha de viñedos de casi 100 años conservados por su familia y repartidas en 18 parcelas. Rendimientos muy bajos, de un kilo por cepa. Él es ejemplo de arraigo, tradición y lucha. Está reconstruyendo zonas de viñedos y recuperando las variedades autóctonas parduca y neruca. “La mayor dificultad es el trabajo de la viña, todos los tratamientos son manuales”. Vendimia en laderas imposibles, cajas de 16 kilos transportadas en un pequeño motocultor por los caminos sinuosos de la montaña.
Lusía es una finca de suelos pizarrosos y especial microclima que da nombre a su vino. Elaborado con 85% mencía y 15% tempranillo, tiene una crianza de 5 meses en roble francés y americano. Produce de 6.000 a 8.000 botellas dependiendo de la añada. Lusía es un vino distinto, muy personal y que no deja indiferente. Aromático, potente, largo y vivo. Muy recomendable. Al lado de su bodega, tiene un pequeño centro de turismo rural con tres apartamentos, ideal para catar su vino.

lusia_0_007

lusia_0_006

lusia_008

lusia_009

lusia_010

lusia_011

lusia_012 lusia_013
lusia_015

lusia_016

lusia_018

lusia_019

 

lusia_017

 

lusia_020

 

lusia_021

 

lusia_022

lusia_023

Río Santo S/N, ESANOS 39584 Cillorigo de Liébana 652286474  info@riosanto.es

www.riosanto.es

 

icon

Notas de Prensa

El vino de "Lusía" gana el premio 'Bacchus de Oro'


La bodega de Santiago Dobarganes obtiene el prestigioso galardón internacional con la excelente calidad de la cosecha de 2008


Santi ve compensado con éste premio su gran trabajo Un gran éxito al primer intento. El vino lebaniego 'Lusía' ha obtenido el 'Bacchus de Oro' en su primera presentación a este certamen internacional, actualmente uno de los más prestigiosos del sector, y en el que se evalúan un gran número de vinos de todo el mundo.

Santiago Dobarganes, el joven propietario de la bodega 'Río Santo' de Esanos (Cillorigo de Liébana) que produce el vino 'Lusía', ha recibido con «enorme alegría» el veredicto del jurado de la novena edición de los premios 'Bacchus 2010' celebrada recientemente en Madrid: el 'Bacchus de Oro', compartido con un puñado de vinos de España, Portugal, Italia, Argentina e Israel, entre otros países. El galardón supone que el vino lebaniego ha obtenido más de 88 puntos sobre 100 en la cata de los expertos que formaban el jurado. Otros cuatro vinos -el Tío Pepe de Jerez, el Creencia de Yecla, el Tannat uruguayo y el Blanco Nieva de Rueda- han sido galardonados con el 'Gran Bacchus de Oro' y un amplio grupo ha recibido el 'Bacchus de Plata'.

El premio supone un merecido reconocimiento al trabajo bien hecho de una bodega que se incorporó al sector en el año 2006, y cabe esperar que suponga una importante promoción de la marca 'Lusía' en el mercado del vino. La producción anual ronda las 7.000 botellas y se ciñe exclusivamente a las viñas del Valle de Bedoya, en Cillorigo de Liébana, mayoritariamente de uva Mencía. Su precio en el mercado ronda los 12 euros.

«El vino premiado corresponde a la cosecha de 2008, un año especialmente bueno para la calidad de nuestro vino», comenta Santiago Dobarganes, que tiene como enólogo de su bodega a Pedro Antonio Elena.

(El Diario Montañés) Pilar G. Bahamonde. 21-03-2010

El consejero de Desarrollo Rural de Cantabria felicita a la Bodega "Río Santo" en Barcelona

El Consejero de Desarrollo Rural, junto al Alcalde de Cillorigo y otras autoridades visitando la Bodega "Río Santo" en EsanosEl consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria, Jesús Oria, valoró hoy la "magnífica acogida" que está recibiendo el stand que la Comunidad Autónoma ha estrenado en 'Alimentaria', la feria líder en el sector de la alimentación inaugurada hoy en Barcelona por los Príncipes de Asturias.

Oria aseguró que la representación cántabra, que aglutina a 18 empresas y 800 productos, ha sido "una de las más valoradas" por los primeros visitantes de la feria, que permanecerá abierta hasta el próximo viernes.

RECONOCIMIENTO A PRODUCTORES CÁNTABROS

Tras asistir al acto inaugural, el consejero participará esta tarde, a partir de las 17.30 horas, en la entrega de premios a los mejores quesos españoles de 2009, en la que será distinguido el cántabro Francisco Javier Campo, de Tresviso, en la sección de quesos autóctonos de pasta azul.

Además y desde la propia feria, Oria felicitó al propietario de las bodegas 'Río Santo', de Cillorigo de Liébana, ganador del premio 'Bacchus de Oro' por el vino 'Lusía'.

Europa Press 22-03-10


«Atiendo en solitario tres hectáreas de viñedos»

El cultivo de la vid, la elaboración del vino, su promoción con margen de calidad y su incidencia en los mercados se considera como ejemplo de agricultura comercial, de un producto exportado con vocación social. En Liébana, los viñedos forman parte del paisaje desde hace siglos, pero las cepas quedaron abandonadas a su suerte hasta hace unos ocho años, en que se comenzó a recuperar la elaboración del vino. Santiago Dobarganes (de Esanos), propietario de Bodega Río Santo, es un ejemplo cualificado de la recuperación del oficio de viticultor en esta comarca de licores.

Dobarganes reflexiona en voz alta: «En Liébana la viticultura es una tradición de 12 siglos. En mi caso, no se concibe el trabajo en el campo sin el cuidado de las viñas; era una tarea más de las que realizaban nuestros padres y nuestros abuelos». Recuperó dos viejas viviendas familiares para hacer apartamentos y, al tiempo, aprovechar las típicas bodegas subterráneas, «las de toda la vida», con que estaban dotadas los bajos de aquellas casas. Allí lo elabora y allí también reposa el vino que salió de la hectárea productiva que tiene en estos momentos. En total dispone de una capacidad para 17.000 litros de vino que se comercializan bajo la etiqueta de Vino de la Tierra de Liébana.

Las viñas lebaniegas declinaron a principios del siglo XX por el ataque de la filoxera. Los expertos no poseen datos sobre la influencia de las variaciones climáticas en las producciones agrícolas lebaniegas, «pero sí sabemos que ya en el siglo XIX los caldos lebaniegos eran reconocidos internacionalmente», precisa.

Pero la situación ha cambiado radicalmente en el sector: «La última cosecha ha sido buena. Atiendo en solitario tres hectáreas de viñedos». Para los trabajos más intensos, como la vendimia, Dobarganes cuenta con la ayuda de allegados y familiares, continuando con la tradición ancestral de participar colectivamente en esta tarea. La última cosecha embotellada es de unas 7.000 unidades, «cifra más que interesante».

Los vinos tintos de Liébana son caldos con mucho cuerpo, de sabor afrutado, con tonalidades rojizas intensas y muy aromáticos. Son recomendables para acompañar sobre todo carnes y pescados.

El propietario de Bodegas Río Santo asegura que «el mercado actual para nuestra producción es local y regional, pero con una creciente proyección a los mercados nacionales». Las plantías tienen vides casi centenarias, con escasa posibilidad de mecanización, de producciones reducidas y de elaboración artesanal, «lo que supone que los precios, aunque se aumente la producción, no tienen margen para reducir», sostiene el viticultor lebaniego.

La bodega está en funcionamiento desde el año 2005. Se fundó para continuar una tradición multisecular que estaba cayendo en desuso en Liébana, hasta casi su extinción. Explica que en su caso «siempre ha existido una tradición familiar en el cultivo de la vid, la elaboración del vino y la destilación del aguardiente desde tiempo inmemorial; conservo los viñedos centenarios de mi familia y la mejor forma de preservarlos era mediante el cumplimiento de la legislación vigente: cuota de producción de uva y elaboración normalizada del vino».

Es tiempo de economías alternativas, surge el turismo enológico. Dobarganes considera que se trata de una actividad en expansión. «Existe un interés creciente en conocer los procesos de producción ancestrales, la conservación de las tradiciones y la gastronomía utilizando productos locales de calidad». Su negocio no es ajeno a esta corriente contemporánea y los tres apartamentos de su propiedad y la bodega se ofrecen como un conjunto, «se refuerzan y se complementan», subraya.

Si además, la producción se va consolidando y se reconoce su calidad como en el caso del vino Lusía que obtuvo el galardón internacional Baacchus de Oro por la cosecha de 2008, es que se están haciendo las cosas bien. Así lo reconoce Dobarganes: «Es un galardón con amplia repercusión mediática, pues se trata del primer premio relevante de carácter internacional que se otorga a un vino de Cantabria. Para el vino Lusía es el reconocimiento a un trabajo bien hecho con una trayectoria en el mercado de tan sólo tres años, lo que nos indica que estamos en el buen camino para que nuestro vino de la tierra de Liébana figure en el panorama enológico mundial».

La Administración regional ha hecho una decidida apuesta por los productos locales de calidad. El viticultor nacido en Esanos, perteneciente a Cillorigo de Liébana, sostiene que «en nuestro caso, se incentivan las inversiones mediante subvenciones directas al cultivo y la transformación, con la participación de técnicos de campo y enólogos y al mismo tiempo están haciendo una labor de promoción importante».

¿Qué variedad de uva es la más apropiada para los caldos de esta comarca? Dobarganes dice que en Liébana tradicionalmente «van mejor las variedades tintas que las blancas, estando bien aclimatada la variedad Mencía. Estamos en pleno proceso de experimentación con diversas variedades tintas y blancas, cuyos resultados veremos en los próximos años».

Sus viñedos están plantados en el valle de Bedoya. «Climatológicamente es una zona de abrigo a los vientos del norte, de poca altitud, con suelos sueltos y bien drenados localizados en pronunciadas pendientes expuestas al sur y donde el cultivo de la vid se mantuvo como una reliquia en Cantabria, al borde de la extinción. Cuando Desarrollo Rural incentiva la recuperación de los viñedos en este valle el terreno está abonado», arguye.

(El Diario Montañés 04.04.10 MAXI DE LA PEÑA)


La comarca cántabra de Liébana se encuentra aislada del resto de su entorno por elevadas cumbres que la dotan de unas características completamente diferentes a las que predominan en el conjunto de Cantabria. Lejos de ser una zona lluviosa marcada por el clima atlántico propio de esta Comunidad Autónoma, el cerco montañoso que la delimita hace de Liébana una comarca con un clima más seco, pero con tantas diferencias de altitud que pueden coexistir ecosistemas muy diversos propios de climas diferentes.

Esa es una de las razones por las que en este valle se produce buen vino y, a pesar de su latitud, principalmente tinto. En eso tiene similitudes con la zona leonesa del Bierzo y también, por lo escarpado de su orografía, con la gallega Ribeira Sacra, dos Denominaciones de Origen que tienen como variedad principal a la Mencía al igual que Liébana. Lo cierto es que la superficie de viñedo se ha reducido notablemente en las últimas décadas, pero en la actualidad hay dos jóvenes bodegas amparadas por el sello Vino de la Tierra de Liébana que están impulsando la producción de calidad, basada, sobre todo, en el potencial de la uva Mencía de la que se conservan cepas muy viejas. Una de estas bodegas es Río Santo, que elabora el vino Lusía desde 2006. Santiago Dobarganes, su propietario, señala que, aunque en su viñedo hay mayoritariamente Mencía, como son cepas de más de 70 u 80 años hay otras variedades, como Garnacha Tintorera, Tempranillo y otras que los técnicos no han conseguido identificar. Ha intentado recuperar dos variedades tintas autóctonas, denominadas Parduca y Neruca; para ello recurrió a la madrileña Finca de El Encín, que cuenta con la mayor colección de variedades del país, pero después de hacer algunas pruebas no ha conseguido tener garantías suficientes de que sean las auténticas, pues una de ellas ha resultado ser blanca.

Afirma que los vinos de Liébana tienen similitudes con los del Bierzo y "no sólo porque utilicemos la misma casta de uva, sino también porque, en cuanto a condiciones climáticas, esta zona se parece más a Castilla que a Cantabria". Todo ello contribuye a que las uvas maduren bien y alcancen una graduación alcohólica más propia de regiones más meridionales. Lo cierto es que su vino Lusía, con cinco meses de crianza en barricas, sorprende por su concentración, su potencia aromática y su equilibrio. De hecho, este año ha sido distinguido con un "Bacchus de Oro" en el concurso internacional celebrado el pasado mes de marzo en Madrid. Y, a pesar de todo, sigue siendo muy poco conocido en su propia tierra, aunque ya empieza a estar en las cartas de varios restaurantes de la zona. No obstante, tienen difícil competir en un nivel de precios bajo, porque las dificultades de cultivo y elaboración de Liébana son muy superiores a las de otros lugares y las producciones mucho más reducidas.

Una de las preocupaciones de Dobarganes es que en su vino predominen los aromas de fruta, sin que resalten los procedentes de la madera; para ello, además de realizar crianzas de 5 ó 6 meses, utiliza barricas de 500 litros en vez de las clásicas bordelesas de 225.

José E. Chao. ORIGEN, Bodega Río Santo

Última actualización el Jueves, 23 de Junio de 2011 13:55
 

Mule Carajonero

mule@mulecarajonero.com

Copyright © 2013 

www.mulecarajonero.com

All Rights Reserved

  • Los productos de Cantabria
  • Creative Comons
  • Tejo
  • Codigo Cocina
  • logo silvia cocinitas
  • Creando
  • Magefesa
  • Al Gusto Gourmet
  • Facebook
  • facebook_1
  • club vino
  • larpeiros logo