El Mule Carajonero

Barquillos y Galletas Tanis
Escrito por Mule   
Sábado, 25 de Junio de 2011 19:08

logoHarina, agua, mucho azúcar y grasas. Las masa, bien batida, se calienta entre dos planchas de hierro y se hornea con el punto exacto. Así de sencillo es el barquillo artesano que fabrica Tanis y que miles de cantabros, españoles y franceses han saboreado crujientes como compañero inseparable del helado, sobre todo en verano.
La fabricación sigue llevándose a cabo en la misma localidad donde nació la empresa, en Iruz, municipio de Santiurde de Toranzo , en una nueva nave de 3.500 metros cuadrados.

La misma localidad en la que cuarenta años antes empezó a trabajar Estanislao Fernández, padre del actual propietario que, como otros muchos vecinos de la zona, comenzó fabricando barquillos o helados para aportar un sobresueldo a la economía familiar. Cuando Estanislao volvía a casa tras hacer su jornada laboral en una plantación de lúpulo, empezaba una nueva jornada fabricando barquillos, que después vendía durante el buen tiempo y, con la llegada de la primavera, toda la familia se dedicaba a esta tarea.

En un valle tan ganadero, como es el de Toranzo, y en medio de prados y bosquecillos, sorprende encontrar esta instalación industrial alejada de cualquier polígono industrial y mal comunicada, aunque Tanis no cree que esto haya afectado en absoluto a la producción salvo para proporcionar las mejores materias primas de la zona.
tanis_001 tanis_001
tanis_003 tanis_004
tanis_005
 

Historia del Barquillo


Alrededor del año 600, un ponticial sobre antiguos ritos de la iglesia bizantina relata que en Jueves Santo los niños del coro cantaban y ofrecían pan ácimo, obleas y barquillos.
Uldaricus Bernardus, un monje de Cluny, narra que los benedictinos, durante la cuaresma, no comían queso ni huevos, sino solamente pan y a ser posible manzanas crudas o “aquellas pastas ligeras” que se hacen al comprimir la harina con un hierro que tiene letras, llamadas barquillos y obleas.Barquillera o plancha de cocción de hierro. Otro documento de dicho año comenta que la cantidad de harina a entregar será de un cuarto para los barquillos y se adornará el coro en Pascua y San Pedro. También para tirar el día de Ramos.
Hacia 1320 en la Villa de París existía la Cofradía de Fabricantes de Barquillos y su patrón era San Miguel Arcángel (según una Carta de Felipe V). Además, en la corte de Pedro IV “El Ceremonioso” apreciaban los barquillos como algo exquisito y con lo que se convidaba a reyes y cardenales. En los días de ayuno, daban como convite barquillos con pigmentum (un tipo de vino aromatizado).
Hacia el 1400 el barquillo era fundamental en la celebración de Pentecostés en Francia, ya que se arrojaban barquillos, hojas de encina y estopas encendidas para celebrarlo. También los Reyes Católicos encargaban barquillos a sus confiteros, que los llamaban hostias doradas. Además, la obra de San Francisco de Sales contempla, ya en 1567, la existencia de estos dulces populares.

Hay que distinguir dos etapas: la primera, del siglo VI al XV, y la segunda o Edad Moderna, del siglo XVII al XX
Es difícil remontarse a los orígenes del barquillo, pero ya existían en Roma obleas similares. Aún hay pueblos, como La Alberca (Salamanca), en los que subsiste la tradición de hacer obleas con grabados religiosos y se reparten en distintas celebraciones.

Ya en la Edad Moderna, desde 1770 hasta hoy, disponemos de mucha documentación gráfica, láminas, fotografías.
El oficio pierde su significado gremial religioso y se convierte en algo mucho más popular. Pasa a tomar la denominación de barquillo por su forma curva una vez plegado.
Hacia 1890 se populariza la figura del barquillero pícaro, que podemos conocer a través de múltiples publicaciones, sainetes, zarzuelas, revistas, postales, etc., así como esculturas de Lladró o los Hermanos Algora. Además, la máquina de barquillos pasó a ser un juguete muy preciado en las casas de los niños.
El barquillo es el complemento ideal del helado. Es un producto artesanal cuyo origen europeo, en la base que conocemos hoy, data de la Edad Media.
Nació como un dulce que se consumía en las calles que tiempo después comenzó a utilizarse en la confitería moderna, primero como un ingrediente y luego como decoración, el origen del barquillo data de principios  del siglo XX gracias a Vittorio marchionni, un italiano que emigro a los estados unidos y que buscaba la manera de vender helado a los niños.
Otras fuentes atribuyen  la invención al americano, charles menches. Otros al sirio, ernets  hamwique, en 1904 observo que los visitantes de la feria de muestras de St. Louis compraba obleas y las comía con el helado. Entonces intento enrollar la oblea, cuando todavía estaba caliente del horno, en forma de bolsa pequeña para que pudiera llenarse de helado. Pero su aparición oficial fue en 1910 en una exhibición en Turín, gracias a Giovanni torre de ligurina, el inventor del cono dulce. Desde entonces, su popularidad creció en todo el mundo.

BARQUILLOS Y GALLETAS TANIS S.L. es una de las empresas de Cantabria que fabrica barquillo de manera artesanal. Produce mas de 10 millones al año de distintas variedades. 9 tamaños diferentes de conos, el clásico barquillo parisién, tulipas, galletas de corte, canelas, abanicos, galletas de dietética, galleta para café, y para sándwich de helado.
 
El proceso manual de fabricación del producto, en las instalaciones de la empresa en Soto Iruz, comienza con la elaboración de la masa. Inicialmente se mezcla agua azúcar y leche. Después se le añade la harina y luego se mezcla con la margarina y lecitina de soja. Finalmente se echa el caramelo y la mezcla resultante se bate durante 25 minutos en un deposito de unos 250 litros.
 
La pasta resultante se pasa a un deposito que vierte la cantidad justa en una plancha que esta a una temperatura de 200 grados. La pasta permanece en la plancha durante 2 minutos y medio aproximadamente, tiempo en que se completa la cocción. Completando el proceso se saca el barquillo se le da la forma ( parisién, cono, canela etc..) de manera manual y se deja enfriar durante unos siete minutos. El producto final se envasa para evitar la entrada de aire y humedad.
 
tanis_006 tanis_007_1
tanis_007 tanis_008
tanis_009 tanis_012
tanis_010 tanis_011
tanis_013 tanis_014
 

Haciendo Cucuruchos para helados


tanis_016 tanis_019

tanis_017

tanis_018

Varios de los elaborados por Tanis

Destaca por el empleo de materias primas naturales, que unido a las más modernas técnicas sanitarias aplicadas en su fabricación, superan las más exigentes normas de la comunidad europea.

El diseño de nuevos productos, hace que Tanis ocupe los primeros puestos en la contribución al desarrollo y evolución de la heladería y la hostelería, poniendo a su servicio, toda la experiencia acumulada, con la experiencia de generaciones de barquilleros artesanos.

  • Barquillo para helado
  • Tulipas
  • Abanicos
  • Galleta para helado
  • Neulas
  • Parasien
  • Galleta sandwich
  • Galleta dietetica
  • Galleta para cafe
  • Elaboración de venta todo tipo de galletas para helados
  • Galletas artesanal (típicas de la región) con mantequilla miel leche, huevo, harina, azúcar.
  • Otros tipos de galletas de cortes para helados
  • Integrales con vitaminas
  • Trabajan para algunos laboratorios de productos dietéticas
tanis_000_000 tanis_000_001
tanis_001_001 tanis_001_002
tanis_001_003 tanis_001_004
tanis_001_005 tanis_001_006

tanis_001_008

tanis_001_010 tanis_001_011

Barrio Casuso s/n 39691  Soto Iruz 942596033 tanisf@terra.es

www.barquillostanis.com



icon
Última actualización el Lunes, 27 de Junio de 2011 10:32
 

Mule Carajonero

mule@mulecarajonero.com

Copyright © 2013 

www.mulecarajonero.com

All Rights Reserved

  • Los productos de Cantabria
  • Creative Comons
  • Tejo
  • Codigo Cocina
  • logo silvia cocinitas
  • Creando
  • Magefesa
  • Al Gusto Gourmet
  • Facebook
  • facebook_1
  • club vino
  • larpeiros logo