El Mule Carajonero

2011 Marrón Solana

Hemos Comido…en Solana poco antes de cumplir la semana de su estrellato como nuevo integrante de  la guía Michelin.

Diciembre de 2011. Reservamos para el sábado noche y nos a cercamos a la Bien Aparecida patrona de Cantabria, y lugar en el que se encuentra este restaurante. La disposición del comedor es sobre todo espaciosa con unas mesas en las que da gusto comer por sus manteles de un hilo gordo buenísimo, y por su amplitud, una cubertería de lo mejor y una vajilla y cristalería en la misma onda que lo anterior.

Según nos comentaron acababan de cambiar la carta entera.  Lo más difícil en un principio es decidirte sobre qué comer pues tiene una carta bastante extensa y con varios  apartados diferenciados, uno bastante tradicional compuesta por entrantes tradicionales para compartir, unas entradas elaboradas para degustar individualmente más elaboradas,  otro de carnes en el que hay que hacer mención a las carnes de Cantabria, otro de pescados donde imperan los pescados del Cantábrico. E incluso otro, los huevos para los amantes del campo.  

Llegamos los primeros para variar y eso que al ser de noche me despisté y me perdí, pero fieles a nuestro horario a eso de las nueve y media estábamos sentados en la mesa, después comenzó a llegar gente hasta alcanzar un abundante aforo.

Comenzamos tomando una cerveza de aperitivo y un vino, una copa de Viña Alberdi, bastante del gusto de mi acompañante.

Nos sirvieron el pan dos tipos, de pasas con nueces y chapata. A continuación unos aperitivos de bienvenida consistentes en un bombón de chocolate blanco relleno de foie y sal, unas croquetas de bacalao y una compota de pera. El bombón es exquisito, te explota en la boca el contenido casi licuado del foie y se notan los granos de sal que acompañan como nadie, un buen comienzo. Las croquetas, he de decir que nunca he probado unas croquetas de bacalao con igual sabor, en la mayoría te encuentras un trozuco de bacalao  y al sabor suele ser anecdótico e incluso alegórico, no es el caso, parece que te estuvieras comiendo un bacalao al pil pil en forma de croqueta, increíble, riquísimo. La compota de pera también muy buena, pero algo más normal en comparación con lo anterior.

Dentro de los primeros elegimos tomar dos medias raciones. La primera fue igual para los dos y consistía en un centollo del cantábrico en sus aromas, servido en copa y desmenuzado. Haría falta un diccionario de sinónimos para definir lo bueno que estaba el plato, al que le acompañaban unas huevas de lumpo y salmón, todo desmigado y limpito, imperando  el rico sabor del marisco procedente de nuestras costas. Todo el que se pase por el restaurante debería probarlo, muy recomendable.

Yo seguí con unas vieiras a la parrilla sobre puré de aceite de oliva, manita de cerdo y langostino. La vieira pasada sutilmente por la plancha con un buenísimo punto, el langostino en igual manera y un fondo de puré de aceite de un riquísimo sabor, en el fondo del plato dos trocitos de manos de ministro, increíble riquísimo.

Mi acompañante tomó de segundo entrante, ensalada de perdiz escabechada  con verduritas crujientes y jamón deshidratado. Le gustó muchísimo también y le pareció un plato recomendable y muy bien elaborado.

Ya dentro de los segundos yo tomé un solomillo frisón  a la parrilla con puré de manzana, ciruela y terrina de bacon y queso. Una carne perfecta de maduración y punto, la terrina de bacon que le acompañaba buenísima de sabor y textura, la carne en todos los aspectos excepcional.

Y mi acompañante tomó de segundo taco de panceta mechada con pasta fresca y cigala xl empanada. Fue el descubrimiento de la noche y plato de la velada, lo probé y resulto ser algo exquisito. De todo lo que menos llamaba la atención era la cigala (y eso que era grande, jugosa y fresca), pero es que la panceta estaba jugosa y totalmente desgrasada junto a unos tallarines de pasta fresca con una salsa riquísima. Todo coronado por una costra de masa frita super crujiente. Seguro que de este plato repetimos.

Solo tomé postre yo pues mi acompañante no podía más, las raciones son muy generosas. Tomé un postre de chocolate y mango con helado de sabor Happy Dent Clorofila, que por cierto sabía exactamente a eso.

Después del café nos obsequiaron con unos bocados de helado de lichi y unos vasitos de gelatina de café cubierto de crema. Todo muy agradable.

El lugar merece la pena en todos los aspectos, entorno, instalaciones, elaboración, trato etc. Tenemos que explorar más a fondo la carta (siempre encontraremos una buena excusa para volver).

2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 010
2011 12 la solana 008 2011 12 la solana 009
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002
2011 12 la solana 001 2011 12 la solana 002

2011 12 la solana 023

2011 12 la solana fact

 

 

Mule Carajonero

mule@mulecarajonero.com

Copyright © 2015 

www.mulecarajonero.com

All Rights Reserved

  • Los productos de Cantabria
  • Creative Comons
  • Magefesa
  • marmicoc logo
  • logo silvia cocinitas
  • Creando
  • loquecoma don manuel logo
  • logo ondojan com
  • Facebook
  • facebook_1
  • lacuadrilla
  • larpeiros logo