El Mule Carajonero

La mejor carne del mundo es de Monforte de Lemos

Leia en Pantagruel una noticia que me dejaba atonito El buey de Kobe ha muerto, ¡viva el buey de Monforte! asi que me dedique a tirar del hilo para comprobar la noticia, el ejemplar en concreto propiedad de Alberto Rodríguez, propietario de Galcarnes, empresa familiar de producción cárnica radicada en Monforte, en la que se concluía que la mejor carne del mundo ya no es el buey de Kobe, sino el buey summum que cría la citada empresa.

entrecotEste artículo de El Mundo en el que críticos gastronómicos de The Guardian ; El pasado 13 de septiembre, en la edición dominical de The Guardian, Killian Fox publicaba su lista de «los 50 mejores manjares del mundo y los mejores sitios para comerlos». El buey gallego que sirven en El Capricho de Jiménez de Jamuz (León) es el primer filete que aparece en el ranking: puesto 11. ¿Quién podría resistirse a un chuletón de tres dedos de grosor y tres kilos de peso, dorado por fuera y crudo por dentro, salido del lomo de un buey que pastó en verdes prados?

The Time ; La experiencia sublime la tuvo Lydia Imoi en 2007, en el restaurante leonés El Capricho. Llevaba meses viajando por cuenta de Time en busca de la chuleta perfecta. Había pasado por Texas, Dinamarca, Japón, Italia…, y vio la luz en este pequeño pueblo cercano a La Bañeza. José Gordón, propietario de El Capricho, recuerda que «vino con Jeffrey Steingarten, de Vogue, toda una institución en Nueva York. Me avisaron antes y les preparé una degustación de chuletones de cinco bueyes y una vaca, de entre 10 y 16 años y en distinto estado de maduración». Los dos críticos fueron unánimes: el chuletón perfecto procedía de un buey cruzado de rubia gallega. Un animal de 16 años cuya carne se dejó madurar en frío durante 90 días. Un manjar que, sin embargo, no llevaría a su mesa el experto en clima Stern de Bretford. El británico sostiene que comer vaca o buey contribuye al cambio climático. «No sólo el crecimiento de estos animales supone un despilfarro de agua, sino que también liberan gases de efecto invernadero [como el metano, por las ventosidades]».

El asado se hace con carbón de encina. Los primeros 25 minutos, con el chuletón suspendido sobre el fuego. Luego se acerca gradualmente, para rematarlo sobre la parrilla. Jeffrey Steingarten sentenció: «No existe nada igual en el mundo».

 

Este Comentario ha sido bloqueado. No puede añadir mas comentarios.

Mule Carajonero

mule@mulecarajonero.com

Copyright © 2014 

www.mulecarajonero.com

All Rights Reserved

  • Los productos de Cantabria
  • Creative Comons
  • Tejo
  • Codigo Cocina
  • logo silvia cocinitas
  • Creando
  • Magefesa
  • Al Gusto Gourmet
  • Facebook
  • facebook_1
  • club vino
  • larpeiros logo